An Innovative vision in Sport training

ANSIEDAD COMPETITIVA: ¿puede transformarse en un recurso positivo?

Posted by on / 0 Comments

Un estado de ANSIEDAD surge como resultado de la valoración de la situación que se vive en ese momento. Tanto la situación como las características personales de los deportistas intervienen en el desarrollo de la misma.

Se distinguen dos formas de ansiedad, de estado y de rasgo (Spilberger, 1966). Mientras la ansiedad de estado surge como consecuencia de la  exposición a una situación específica (puntual), la de rasgo denota la tendencia del individuo a reaccionar incrementando sus niveles de ansiedad (grado de personalidad ansiosa). Así, ante una misma situación (competición), el estado de ansiedad será diferente según el grado de personalidad ansiosa que posean los deportistas. Cuanto más ansioso (rasgo) tenderá a percibir las situaciones como más amenazantes y por lo tanto desarrollará una mayor intensidad de ansiedad (estado) (Hanton, S., 2002).

Existe un nivel óptimo de ansiedad para cada persona  (Jokela & Hanin, 1999), en el cual, la ansiedad actúa como un factor adaptativo aumentando la probabilidad de realizar una buena ejecución. Fuera de este nivel óptimo puede convertirse en un factor debilitante que contribuya a la disminución del rendimiento deportivo. Por lo tanto, considerando a la ansiedad como un importante modulador del rendimiento deportivo, analizaremos diferentes mecanismos que pueden alterar los niveles de ansiedad.

Qué criterio utiliza el deportista para juzgar el éxito? Cuándo cree el jugador que ha conseguido éxito? Estas preguntas tienen diferentes respuestas dependiendo de cuál sea la meta propuesta por los jugadores. Así, aquellos que tengan una meta dirigida hacia la TAREA, valorarán como exitosa  actuaciones en las cuales el aprendizaje de nuevas habilidades y actividades esté presente. Este atleta experimentará éxito en términos de mejora y disfrute. En cambio, cuando el atleta orienta su meta al EGO, los criterios para juzgar el éxito se encuentran centrados en demostrar superioridad sobre otros atletas, en ellos la opinión de los demás tiene demasiada importancia, como también la alabanza pública. En este caso, la ansiedad está relacionada con la percepción de sus habilidades al compararse con otros. Mientras la percepción de sus capacidades sea alta, tendrán menor probabilidad de experimentar ansiedad, ya que consideran que tendrán éxito en demostrar sus competencias (Abrahamsen, F., 2007).

Es la Ansiedad Competitiva perjudicial para el rendimiento deportivo? Los deportistas de élite interpretan sus síntomas de ansiedad como facilitadores (Jones, Hanton & Swain, 1994). Al parecer la autoconfianza podría actuar protegiendo contra los potenciales efectos debilitantes de la ansiedad. Atletas con alta autoconfianza presentan baja preocupación por los errores, mostrando una mejor adaptación al ambiente competitivo. Por el contrario, en ausencia de autoconfianza, aumenta la intensidad de ansiedad competitiva, se percibe a la situación como fuera de control, lo cual termina debilitando su desempeño (Martinent, 2007).

El jugador no se encuentra aislado, sino inmerso en un ambiente conformado por padres y entrenadores, los cuales crean un CLIMA MOTIVACIONAL determinado. Este entorno puede alentar la mejora, el aprendizaje y el dominio (CLIMA TAREA), o puede hacer hincapié en la evaluación de la capacidad y la competición con otros (CLIMA RENDIMIENTO) (Abrahamsen, 2007). Tanto el clima motivacional, la orientación de la meta como los niveles de ansiedad están relacionados entre si (Cervelló, 2002). Mientras una orientación de la meta hacia el EGO se relaciona directamente con la intensidad de ansiedad percibida, la orientación a la TAREA se relaciona con autoconfianza. El CLIMA MOTIVACIONAL al que se encuentra expuesto el deportista, lo predispone hacia una determinada orientación de meta y por lo tanto, hacia la ansiedad o hacia la autoconfianza. Tanto el CLIMA MOTIVACIONAL enfocado hacia el RENDIMIENTO, como la orientación de la meta hacia el EGO están directamente relacionadas a los niveles de ansiedad.  Investigadores (Abrahamsen, 2007) revelaron que el CLIMA MOTIVACIONAL enfocado hacia el RENDIMIENTO presenta mayor influencia sobre el grado de ansiedad que la orientación de la meta hacia el EGO, lo cual demuestra la gran influencia que tienen  padres y entrenadores sobre la ansiedad de los jugadores.

TAKE HOME MESSAGE

La ansiedad competitiva no siempre actúa como factor negativo en el rendimiento deportivo. Una alta autoestima ayuda a que se transforme en un elemento adaptativo, facilitador.

La orientación a la meta por parte del jugador puede favorecer la ansiedad o la autoestima, según esté enfocada hacia el ego o hacia la tarea respectivamente.

El clima motivacional creado por padres y entrenadores, por un lado predispone al jugador hacia una determinada orientación a la meta. Y por otro lado, se relaciona con incrementos de  ansiedad cuando se encuentra enfocado hacia el rendimiento.

 

Te gustaría conocer cuál es el clima motivacional al que te encuentras expuesto y tu orientación a la meta?  Envía un mail a: silvina@elitennis.com  y te enviaremos unos test a través de los cuales sabrás tu clima motivacional y orientación a la meta.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.