An Innovative vision in Sport training

FOCO DE ATENCIÓN EXTERNO, ¿CUALES SON SUS BENEFICIOS?

Posted by on / 0 Comments

Los seres humanos captamos información desde el medio ambiente mediante los sentidos. No todos los estímulos pueden ser procesados por el cerebro, para lo cual existen filtros que protegen al sistema nervioso de una sobrecarga de información. Al centrar nuestra atención en un estímulo específico, tanto de manera voluntaria o espontánea, estamos restringiendo la entrada de información. Esta información después de ser procesada e integrada puede transformarse en un aprendizaje.

Mediante el uso de instrucciones o feedbacks se puede dirigir la atención hacia focos externos (fuera de la persona) o focos internos (dentro de la persona). Muchos son los estudios dedicados a investigar las diferencias de aprendizaje que existen  entre estos focos de atención. Se encontraron claras evidencias sobre el beneficio de utilizar focos de atención externos en el aprendizaje motor (donde la atención está enfocada en los efectos producidos por el movimiento) (Wulf, Eder & Parma, 2005).

Cuando los individuos se centran en sus movimientos adoptan un foco atencional interno y tienden a intervenir conscientemente en los procesos de control que coordinan sus movimientos. Esto interrumpe los procesos automáticos que son los que tienen la capacidad de controlar los movimientos de manera eficiente y efectiva. Por el contrario, cuando se utilizan focos de atención externos, se promueve un control más automático, reduciendo la interferencia consciente y favoreciendo el aprendizaje y la mejora del rendimiento.

Hay tres evidencias que demuestran que un foco de atención externo promueve un control automático:

  • Mayor frecuencia de ajustes en los movimientos.
  • Disminución de las cantidades atencionales requeridas.
  • Reducción de la actividad muscular.

Una alta frecuencia de ajustes en el movimiento le permite al sistema motor responder rápidamente frente a perturbaciones (Gantert, Honerkamp &Timmer, 1992). Al parecer estos rápidos ajustes serían producidos mediante un control reflejo que opera a nivel inconsciente o automático (MacNevin, Shea & Wulf, 2003).

Un foco externo requiere de menor atención para realizar un movimiento, dejando disponible mayor capacidad atencional para otros aspectos. Esto significa que mayor atención podrá ser dirigida hacia la expresión o el estilo, lo cual es un componente importante para algunos deportes (por ejemplo: en gimnasia rítmica, patinaje artístico). En otros deportes como basquetbol, tenis, futbol, esa atención remanente puede ser utilizada para la estrategia.

Nuestro cuerpo es un sistema energéticamente eficiente que trata de conservar energía. Por ejemplo, si fuese posible levantar un objeto utilizando una única unidad motora, nuestro cuerpo lo haría. Mediante el uso de Electromiografía (EMG) se pudo comparar la actividad muscular producida al utilizar ambos focos de atención (interno y externo) (Vance et al, 2004). Los resultados reflejaron una actividad muscular más baja cuando los individuos utilizaron focos de atención externos. Esto indica que los movimientos fueron producidos con menos energía, o sea, de una manera más eficiente. Al menos en parte, esta economía en el movimiento fue conseguida a través de una coordinación más efectiva entre los grupos musculares agonistas y antagonistas. De manera que, un foco de atención externo proporciona a los atletas mejoras en la precisión del movimiento que se encuentran acompañadas  de eficiencia energética muscular (Zachry et al., 2005).

Los atletas pueden mejorar su rendimiento a través de instrucciones que guíen su atención hacia un foco externo. Esto no solo es útil para atletas con un nivel de principiante sino también para aquellos con un nivel alto (expertos). Algunos investigadores (Wulf, Tollner & Shea) llegaron a la conclusión que los individuos a quienes la tarea le resulta más difícil, son los que se  benefician más de utilizar focos atencionales externos. De modo que, si la tarea es muy simple, no se debería esperar ventajas al utilizar un foco externo, ya que la acción ya está siendo controlada automáticamente.

Hasta aquí lo que queda claro es que un foco externo brinda ventajas en el aprendizaje de una tarea motora y que atletas con diferentes niveles de experiencia tienen diferentes tipos de focos atencionales óptimos (siempre externos). Como sabemos, un foco externo centra la atención en el efecto producido por el movimiento, además, se encontró que existen distintos niveles de jerarquía en el foco de atención externo. Por ejemplo, para el caso de un golfista podría usarse como nivel bajo: centrarse en el movimiento del palo de golf. Un nivel alto sería: centrarse en la trayectoria de la bola de golf. A medida que un atleta incrementa su experiencia va incorporando los programas motores necesarios para realizar la acción. Un principiante se verá más beneficiado al centrarse en un nivel bajo, porque este efecto (el de mover el palo) está más relacionado con el movimiento que tiene que realizar. Un foco dirigido hacia el palo le ayudará a incorporar los programas motores necesarios. Por el contrario, si un principiante se centra en un nivel alto de efecto (por ejemplo en la trayectoria de la bola), al no contar con los programas motores necesarios para realizar la acción, no le será factible centrar su atención a ese nivel. Lo cual nos lleva a concluir que el foco óptimo cambia con el nivel de experiencia del atleta (Schmidt & Lee, 2005).

DE LA TEORÍA A LA PRACTICA…

El aprendizaje de una habilidad motora se ve beneficiado por la utilización de instrucciones o feedbacks que guían la atención hacia un foco externo. Se pueden utilizar distintos niveles de focos externos y siempre referidos hacia el efecto que causa el movimiento.

Los niveles más bajos centran la atención en sitios más cercanos al cuerpo del atleta o en implementos usados en el deporte (raquetas, palos de golf, bates) para golpear un objeto (pelota). Estos niveles bajos son muy útiles en atletas principiantes.

A medida que se adquiere la técnica apropiada y el movimiento se va automatizando, puede  cambiarse el foco hacia niveles superiores, como por ejemplo en centrar la atención en la trayectoria de la pelota.

Por último, los niveles superiores están destinados a los expertos, estos obtienen grandes beneficios cuando centran la atención en la meta.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.