An Innovative vision in Sport training

CIRCUITO VISUAL.

Las etapas iniciales del proceso de la visión están formadas por:

-transmisión y refracción de la luz por la óptica del ojo

-transformación de la energía luminosa en señales eléctricas por fotoreceptores

-codificación de las señales mediante circuitos neurales de la retina.

Las últimas dos etapas mencionadas tienen lugar en la retina. La retina es la capa de tejido más interna que forma el ojo. Aunque su localización es periférica, forma parte del sistema nervioso central ya que se originó a partir de una evaginación del diencéfalo. Dicha capa está formada por cinco tipos de neuronas: los fotoreceptores, las células bipolares, las células ganglionares, las células horizontales y las células amacrinas. Estas neuronas se organizan en capas alternantes lo que permite la formación de una cadena directa para el flujo de información desde los fotoreceptores hasta el nervio óptico. Los axones de las neuronas ganglionares que forman el nervio óptico continúan su camino hacia el tálamo (núcleo geniculado dorsolateral) para terminar en la corteza visual primaria o corteza estriada. Además, las células ganglionares envían terminaciones hacia el colículo superior (movimientos de orientación de la cabeza y los ojos), la región pretectal (control reflejo de la pupila y el cristalino) y el hipotálamo (regulación de los ritmos circadianos).

Existe una diferenciación entre la retina nasal y temporal, lo cual determina que la información adquirida por los fotoreceptores sea enviada hacia un hemisferio u otro. La información captada por la retina nasal de cada ojo al llegar al quiasma óptico cruza de hemisferio y por lo tanto, la información es analizada en el hemisferio contralateral. Sin embargo, la información de la retina temporal al llegar al quiasma óptico continua en el mismo hemisferio donde se realiza su análisis.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.